art-mujeres-mienten-smoda-rita-abundancia

Ellas también mienten en el sexo (pero no como crees)

www.smoda.elpais

RITA ABUNDANCIA | 6 DICIEMBRE, 2016

La mayoría de los mortales maquillamos, en mayor o menor medida, nuestra vida sexual para que encaje en el modelo a seguir o con diversos y oscuros propósitos. Pero las féminas lo hacen impuestas por los roles de género.

Hay dos asuntos en los que los españoles nos resistimos a decir la verdad aunque nos pongan en el potro de tortura: lo que ganamos y nuestra vida sexual, aunque contar mentiras en este último ámbito es un defecto más bien universal. Mentimos a la pareja, a los amigos, a los padres –suponiendo que haya un nivel de confianza que incluya el tratamiento de estos temas– y hasta al sexólogo que, a menudo, debe sacar la información real con sutiles técnicas de interrogatorio.

Muy pocos tienen la humildad necesaria para reconocer sus horas bajas en materia de sexo y, por lo tanto, inventan o maquillan la realidad para encajar en lo que se espera de ellos. Aunque, generalmente, esos barómetros cambian dependiendo de quién está delante. Por ejemplo, según cuenta Rotella, “la chica que ahora se lleva es una mujer que reivindica su propio deseo y placer, que se masturba y que quiere disfrutar de las relaciones. Sin embargo, todavía a muchos hombres ese modelo puede darles algo de miedo, inhibirlos, hacer que no se sientan muy seguros. Por lo tanto, si se encuentran estas dos personalidades, es muy posible que la chica –si el hombre le interesa- adopte una actitud más retraída para no asustarlo. Los sexos se muestran diferentes cuando están entre los de su mismo género y cuando interactúan con el opuesto. Las mujeres no hablan de sexo de la misma manera cuando están solas que cuando hay hombres y lo mismo pasa con ellos”.

En el top ten de las disfunciones o problemas sexuales que más cuestan reconocer está, para las mujeres, la falta de orgasmos. Sin embargo, en palabras de Mieville, “lo que más le molesta a la mujer es no ser deseada. Es fácil escuchar en consulta en boca de un hombre, “es que mi pareja me tiene a pan y agua”, pero es muy difícil que eso mismo lo admita una mujer. En una relación ella se va a preocupar más por gustar, por generar deseo que por pasárselo bien. Lo que explica que muchas de las que vienen a mi consulta con anorgasmia sean mayores de 40. Han esperado mucho o quizás vengan cuando sienten que ya nadie las mira. El problema mayoritario del género femenino es una gran desconexión de nuestra genitalidad. Somos cabezas que llevamos un cuerpo a rastras”.

Leer mas

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *